Presentación del libro de Eva Moreno

6 de October del 2017

Nada hay tan ingrato para una madre como la priva­ción de un hijo y nada tan hermoso como luchar por su autonomía, que es lo que hace Ilda, protagonista de Cabos sueltos, cuya profesión, lejos de encauzar su quebrantada vida, la lanza al vacío sin paracaídas.

Sin más pretensión que la de poner en evidencia la fragilidad de un sistema educativo que no integra al niño, más bien justifica su presencia en el aula, Cabos sueltos trata de involucrar al lector en la peripecia de una profesora, Ilda, que llevada por un sentido vindi­cativo muy arraigado, su ilusión por poner en práctica métodos simples pero no perniciosos para una educación eficaz y la nostalgia de una infancia privada de libertad en un aula de posguerra, cae en la trampa de una Ley de Educación hostil, que tras un tropezón en su carrera profesional, no solo no la protege, sino que la zarandea violentamente, eventualidad a la que se agarran quienes, creyéndose en un estatus de dignidad superior a la suya, le arrebatan lo que más quiere.

El ambiente en el que se desarrollan los aconteci­mientos, elemental a primera vista, lleva encadena­dos en los seres que lo pueblan complejos y obsesiones latentes capaces de destruir los sueños de quienes les rodean.

Con toda probabilidad, más de un profesor se sentirá retratado por la vida con que Eva Moreno, autora de Cabos sueltos, ha dotado a la protagonista de su novela, que a pesar de las embestidas con que le acomete el destino, la fatalidad o la mala suerte, abre de par en par una ventana a la vida.